Comenzaron las clases 2

El año pasado hablé de una actitud correcta hacia los estudios, y una profesora amiga mía me pidió hablar también sobre los profesores. Este artículo va para ellos.

Hay cosas que tú puedes hacer para que tus alumnos tengan una mejor educación:

+ Empieza por darle al programa de clases la importancia debida: una importancia secundaria. El trabajo de un educador no es cumplir plenamente con un programa de clases. El trabajo de un educador es cambiar la vida de sus alumnos, ayudándoles a convertirse en buenas personas. Si esa no es la prioridad de tu trabajo, simplemente serás "un profesor más". Y "un profesor más" es un desperdicio. Lo que necesitamos en el Perú son muchos profesores de aquellos que se quedan para siempre en la memoria.

+ Continúa por motivar en tus alumnos el deseo de aprender. Aceptémoslo, gracias a cientos de series de televisión que repiten el mismo estereotipo, vivimos en una sociedad donde se valora más a quien no estudia que a quien sí; y donde aplicarse para aprender es visto con desprecio como cosa para «cerebritos». La vida real, sin embargo, nos muestra claramente que son los que saben y los que hacen los que logran las cosas —o sea, todo lo contrario y sin importar dónde estudiaron. Motiva a tus alumnos a aprender, diles lo bueno que es saber, y saber la verdad. Será una de las pocas formas de contrarrestar tanta mentira de la televisión y ayudarles a ser mejores peruanos.

+ Haz tu clase increíble. Hazla tan increíble que los alumnos se mueran de ganas de escucharla, que digan "¡no! ¡no falto ni a palos porque me toca clase con(tigo)". Esos son los profesores que hacen falta.

+ Y vuélvete el profesor que se graba en los recuerdos. Hace unos meses me encontré con una alumna mía, diez años después, y doy testimonio de lo lindo que es escuchar a quien antes fue tu pequeña alumna decir que le cambiaste la vida, que fuiste su gran influencia para aspirar a más de lo que tenía pensado en el inicio y que te grabaste en sus recuerdos.

Esos son los profesores que no tienen precio… y los que necesitamos.

Hasta la próxima.