Cuida tu negocio

Si tienes un negocio, hay dos cosas que, pensando en un Perú mejor, sería bueno que nunca olvides:

La primera es que, por más popular o bueno que tú pienses que es tu negocio, siempre habrá alguien que venda lo mismo que tú. Tal vez entrega un producto mejor elaborado que el tuyo, y tal vez lo vende a menor precio también. Nunca, pero nunca, pienses que tienes el mercado ganado. Eso es soberbia, y la soberbia no lleva a ninguna parte.

La segunda es que tu cliente será siempre quien tiene la sartén por el mango. Él tiene el dinero. Él puede comprar en tu negocio un día y en el negocio de tu competidor más cercano al día siguiente. Y no podrás hacer nada por evitarlo.

Lo mejor que puedes hacer por tu negocio es tratar bien a todos y cada uno de los clientes que te visiten.

+ Si un cliente te visita, dale un saludo de bienvenida y un agradecimiento cuando se va. No importa si compró solo dos caramelos, dáselo.
+ Si dices que vas a entregar algo el día lunes en la mañana, entrégalo el lunes en la mañana. No esperes que llegue para decirle "regrese a mediodía, por favor". Un profesional da resultados, no excusas.
+ Entrega tu boleta o factura. Ya hemos hablado de eso antes.
+ Y, lo más importante, dale lo mejor de tu trabajo. Él te está pagando por tu producto o servicio. No merece menos.

Un consejo más: Ve cuál es la mejor manera de incluir tus políticas dentro de tu servicio de atención. Si deseas que tus clientes te dejen un correo electrónico para que puedas enviarles promociones, invítales a darte el suyo pero sin presionarles. Si tienes más de un cliente a la vez y deseas atenderlos por turno, establece los turnos de forma ordenada y no hagas nada que pueda llevar a los clientes a pensar que están siendo discriminados por ningún criterio.

Cuidando tu negocio vas a llegar más lejos, en menos tiempo y con mejores resultados que los demás.

Hasta la próxima.