¿Ya elegiste a quién le darás tu dinero?

Una de las verdades más sencillas de la economía es que cada que tú sueltas tu dinero, alguien gana dinero. El detalle está en que cuando no pensamos mucho en quién es ese 'alguien', termina siendo 'cualquiera'; y para tener un Perú mejor, en realidad necesitamos que las cosas sean un poco distintas.

Cerca a diciembre, por ejemplo, todo el mundo se vuelve loco por las compras navideñas. Algunos recibirán gratificación; otros, no. Quizá más de uno planee un viajecito por aquellas fechas. No obstante, si seguimos la tradición que suele verse en Perú en esos tiempos, podríamos casi adivinar que la mayoría de familias estará decorando su casa con motivos navideños, preparará una cena «especial» el 24 de diciembre y comprará regalos para algunos amigos y seres queridos. Cumplido el ritual, harán lo mismo la semana siguiente para celebrar la venida del año nuevo: comprar uvas, ropa interior amarilla e irse de fiesta.

Podemos decirlo con tanta seguridad que, en el mercado peruano, la fiesta navideña es considerada la principal temporada de ventas del año (la segunda es el día de la madre). Las grandes cadenas publican catálogos y las pequeñas ponen paneles con la palabra "oferta" en todas partes y nos llenan el correo electrónico de spam porque, bueno, todo vale.

¿Por qué? Porque, por obra y gracia de la publicidad, en el país ha sabido crearse una 'necesidad' de hacer compras y entregar obsequios en la mente de la gente durante décadas y hoy simplemente se cosechan los frutos. Es pura mentira, pero no importa: hay que vender.

Y es aquí donde una de las verdades más sencillas de la economía (esa que dice que cada vez que tú sueltas tu dinero, alguien gana dinero, que mencioné arriba) entra a tallar: ¿Ya elegiste a quién le vas a dar tu dinero?

En caso la respuesta sea no, permíteme ayudarte: Se estima que, en Perú, 660 mil empresas pequeñas (y peruanas, la mayoría de origen familiar) dan trabajo a aproximadamente 60 % de las personas. Las empresas medianas y grandes apenas se calculan en 10 mil y no cubren el 40 % restante por sí misma. Lo que cubre el resto es la actividad informal.

Las empresas peruanas suelen invertir en sus negocios en Perú. Las empresas que no son peruanas suelen llevan sus ganancias a su país de origen.

¿Te he ayudado a elegir ya?

Hasta la próxima.