Quién paga tu sueldo

¿Alguna vez has sentido que no te han tratado bien en un establecimiento? Yo sí. A veces me han hecho esperar varios minutos en la mesa de un restaurante para que se acerque el mesero. Hubo ocasiones en las que, forzado a hacer un trámite, tuve que esperar llegar a una ventanilla o a conversar con un empleado para recién enterarme de que el trámite se hacía en otro lugar o necesitaba ciertos requisitos. Alguna vez quise hacer una pregunta a una operadora y me dijeron "un momento, por favor", para luego probar los límites de mi paciencia dejándome parado varios minutos esperando que me atiendan.

¿También te ha pasado? Es probable.

El artículo de hoy se lo quería dedicar a todas aquellas personas que trabajan directamente con clientes o usuarios. Quería decirles esto: Sin importar qué tan grande sea la empresa o cuál es la cantidad de dinero que mueve mensualmente, todos los empresarios viven de sus clientes. Es una simple cuestión de matemática: Si no hay clientes, hay ventas; si no hay ventas, no hay dinero; y si no hay dinero, no hay negocio… ni trabajo.

Es el cliente quien paga tu sueldo, no el jefe.

Cuando una empresa trata bien a sus clientes y hace un buen trabajo para ellos, no solo hacen clientes sino amigos… y a veces incluso hacen hinchas. Como consecuencia de eso, crecen. Las que no siempre se preguntan a qué se debe el éxito de su competencia.

Hasta la próxima.